Alohe Óptica

Colocación de una prótesis ocular

¿Cómo se fabrican las prótesis oculares?

Hoy en día, gracias a los avances tecnológicos, es posible disfrutar de unas buenas prótesis oculares Madrid al mejor precio. El precio prótesis ocular cada vez es más competitivo, por lo que estas prótesis ojos son accesibles para cualquier bolsillo.

Si tienes curiosidad en saber cómo se fabrican estas prótesis oculares por si te encuentras interesado en alguna, en este artículo te lo explicamos.

Primer paso, tomar medidas

Para que la prótesis encaje perfectamente y combine a la perfección con el resto del rostro, lo primero y lo más fundamental es tomar medidas. En este caso se tomarán las medidas de la cavidad ocular en donde se va a depositar la prótesis, siendo esta la que delimitará el tamaño final de la misma.

En este proceso de toma de medidas se tendrán en cuenta no solo la forma, sino también el volumen y los párpados de la persona para que el resultado sea lo más realista posible.

Preparando el molde

Una vez que se tienen las medidas tomadas el paso siguiente es la creación del molde. Este molde servirá como base para que después se pueda crear la prótesis ocular.

A la hora de preparar el molde se llevarán a cabo todas las versiones de este que sean necesarias hasta que el resultado final sea el deseado. El molde final se logrará cuando se consiga mediante una perfecta manipulación un resultado homogéneo que permita pasar al siguiente paso de forma satisfactoria, la elaboración de la estructura.

Creando la estructura

Una vez que se tiene el molde definitivo después de haber llevado a cabo unos cuantos, este servirá para facilitar la creación de la estructura que servirá como base de la prótesis ocular final.

A la hora de crear la estructura es fundamental utilizar materiales de primera calidad para permitir que se esta se conserve en las mejores condiciones a pesar del paso del tiempo. El material más habitual que se suele emplear es el polimetilmetacrilato, una resina perfecta para este trabajo que se debe de someter al proceso de polimerización.

Durante esta fase se introducirá esta pieza dentro de un recipiente a presión que estará lleno de agua a gran temperatura. La pieza estará durante un tiempo determinado con lo que conseguirá cambiar sus características químicas obteniendo la dureza necesaria para este tipo de prótesis ocular.

Personalizando la estructura

Una vez creada la estructura se debe de personalizar acorde a las necesidades del cliente. Además de llevar a cabo el proceso de pulido a través del cual vamos a corregir todas las imperfecciones que pudieron quedar al crearse la pieza, se procederá a la pigmentación de la estructura en consonancia con lo que necesita el cliente.

Una vez que la estructura esté completamente personalizada se procederá a una segunda polimerización. Mediante este proceso se pretende obtener una pieza que sea transparente y que no cuente con impurezas ni opacidades, aplicando un segundo pulido si es necesario.

Detalles finales

Por último, los detalles finales. Llegados al final del proceso se llevará a cabo una limpieza exhaustiva de la prótesis para que el usuario no tenga ningún problema a cuando se la coloque. La prótesis se deberá de esterilizar para que se encuentre en perfecto estado para su uso final.